¿Qué son las bragas vibradoras?

¿Tienes ganas de divertirte de forma discreta pero atrevida? Las bragas vibradoras son lo último para disfrutar de buenas vibraciones en cualquier lugar. ¿Por qué no probar un juego sensual en medio de una pista de baile abarrotada? Con los mandos a distancia y las opciones compatibles con app, probar algo nuevo es más fácil que nunca.

3 artículos
Fijar Dirección Ascendente
Ver como
  1. Compatible con la aplicación
    We-Vibe Jive Wearable Vibrator & We-Connect App
  2. Compatible con la aplicación
    We-Vibe Moxie Aqua Wearable clitoral vibrator high definition
3 artículos
Fijar Dirección Ascendente
Ver como

¿Tienes ganas de probar algo totalmente nuevo? ¿Quieres hacer algo salvaje, travieso y excitante? Prueba unas bragas vibradoras cuando estés fuera de casa… ¡y lleva tu vida amorosa a otro nivel!

¿Qué son las bragas vibradoras?

Aunque usar juguetes eróticos en casa es divertido, los dispositivos portátiles como las bragas vibradoras son una forma excitante de llevar la diversión al exterior. Hay algunos modelos que están diseñados como la ropa interior normal pero cuentan con elementos vibratorios o estimuladores incorporados. Otras opciones son los juguetes que se pueden colocar en cualquier braguita para hacerla vibrar. Con tantas alternativas, seguro que hay alguna que te gustaría probar. ¡Descúbrelas!

Cómo elegir tu nuevo juguete

  • ¿Es la primera vez que pruebas este tipo de juguete sexual?
  • ¿Te gustaría compartir el control de tu placer con tu pareja?
  • ¿Qué funciones son importantes para ti personalmente?

Si vas a probar por primera vez unas bragas vibradoras, es conveniente que el juguete sea versátil y adaptable. Es decir, que lo puedas colocar en tus braguitas pero también lo puedas utilizar sin ellas. Aunque en un primer momento pienses que en realidad no eres muy fan de este tipo de juguete sexual, deberías darle una oportunidad. Quién sabe, tal vez te sorprendas positivamente…

La posibilidad de compartir con otra persona el control de tu juguete —y, por tanto, el control de tu placer— es un importante factor que debes tener en cuenta. Si tienes ganas de divertirte con tu pareja al aire libre o en lugares excitantes, como un bar o una discoteca, puedes optar por unas bragas vibradoras con mando. Si os separa una gran distancia física, es mejor que utilicéis un juguete compatible con app. Esto significa que tu pareja ni siquiera tendrá que estar en el mismo lugar que tú para controlar tus bragas vibradoras. Incluso podría estar en otro país y dirigir la diversión simplemente desde la pantalla de su móvil.

Otra de las cosas que deberías tener en cuenta de antemano es el tipo de funciones que necesitan tus bragas vibradoras. Si te compras unas braguitas con vibrador integrado, es conveniente que busques un modelo completamente impermeable para poder lavarlas fácilmente. Las baterías recargables también son un factor importante que a menudo se pasa por alto. Aunque algunas braguitas vibradoras usan pilas pequeñas, suele ser complicado cambiarlas cuando se agotan. Es mejor que optes por baterías recargables: son más cómodas y duran más.

¿Los vibradores de quita y pon para la ropa interior son igual de divertidos?

Si estás buscando un producto más versátil, sí, es mejor que optes por un vibrador de quita y pon para las braguitas, como We-Vibe Moxie. Estos juguetes se sujetan a la ropa interior en lugar de usarse de forma independiente. Puede parecer un poco incómodo, pero gracias al clip magnético con el que se sujeta, podrás colocar el juguete allí donde quieras. Para las personas a las que les resulta difícil colocarse correctamente unas bragas vibradoras, un vibrador portátil es una elección mucho más cómoda.

Además, tienen una ventaja añadida: también puedes utilizar el vibrador para braguitas como juguete portátil. Solo tienes que colocarlo con la mano en el lugar que desees y disfrutarás de intensas vibraciones sin ningún estrés.

¿Hay alternativas a las bragas vibradoras con mando?

Como ya hemos mencionado, las bragas vibradoras son muy divertidas, pero el mundo de los vibradores portátiles tiene mucho más que ofrecer. Por ejemplo, los juguetes internos. Cada vez más personas disfrutan de juegos picantes, como usar juguetes sexuales en público, por lo que las vibraciones ultradiscretas de los vibradores portátiles internos son más prácticas que nunca. Con los juguetes internos, como las bolas de Kegel o Ben Wa, o incluso con los vibradores del punto G, podrás pasártelo en grande sin que nadie a tu alrededor sospeche nada. Los juguetes anales también son una opción estupenda para probar estas prácticas tan excitantes, aunque pueden ser algo más ruidosos dependiendo del modelo.

Otra razón por la que los juguetes compatibles con aplicaciones se diferencian de otros: al emparejarlos con el móvil mediante Bluetooth, las personas pueden apagarlos y encenderlos mientras parece que están enviando un mensaje de texto. ¡Muy práctico!

Consejos para los juguetes portátiles y las bragas vibradoras a distancia

Lo primero es lo primero: si utilizas tus braguitas vibradoras con tu pareja, asegúrate de que estáis de acuerdo en qué quiere cada uno. Los vibradores portátiles y las bragas vibradoras a distancia son divertidos si los probáis juntos, pero es importante que tengáis claro qué tipo de juego queréis llevar a cabo. Puede resultar bastante incómodo que uno de los dos miembros de la pareja no disfrute aumentando o disminuyendo la intensidad de las vibraciones. Por ello, debes hablar de forma abierta con tu pareja antes de empezar y asegurarte de que los dos sabéis exactamente qué os espera.

El otro aspecto que siempre debes tener en cuenta es la higiene. Recuerda que estos juguetes están en contacto estrecho con tu cuerpo y que, en ocasiones, incluso están dentro de ti. Para evitar una desagradable transmisión de bacterias, debes evitar que los juguetes se ensucien. Si tus juguetes sexuales son resistentes al agua, es muy fácil mantenerlos limpios con un líquido especial como Pjur. Si no son resistentes al agua, deberías limpiarlos con un trapo antes de cada sesión de juegos para que las bacterias no tengan la oportunidad de proliferar allí donde no deben.